El niño que sabía

El niño que sabía “Mi pícaro de nueve años tenía un poco de vidente en él.”

Fue a mediados de febrero, y yo estaba soñando despierto lo bonito que sería para pasar una semana o dos en la soleada California.
Fue un invierno particularmente desalentador en Chicago, y yo anhelaba salir de la ciudad. Mi esposa había llamado unos minutos antes y me había alertado de un problema con nuestro hijo menor Dustin, estaba en la escuela en esos momentos.

Resulta que él estaba en problemas con la misma maestra de nuevo, y nos preguntamos si estaba frustrada o tal vez de alguna manera tenía en contra de nuestro hijo. Después de todo, Dustin era un chico tranquilo que no le haría daño a una mosca, y él era la última persona que habríamos pensado que podría causar problemas.

El niño que sabía de videnciaCuando regresé a casa esa noche, Dustin y yo tuvimos una conversación de “hombre a hombre”, y me quedé muy sorprendido por lo que me dijo. Mi pícaro de nueve años tenía un poco de vidente bueno en él. Parece que él estaba constantemente interrumpiendo a la profesora gritando la respuesta antes de que ella abriera la boca para hacer la pregunta.
Le dije a mi esposa sobre esto, y después de reírnos por un buen rato, nos pareció mejor preguntar a la maestra de Dustin si esto era cierto.
Bueno, resulta que la señora Miller estaba en su extremo de su tolerancia porque dijo nuestro hijo de alguna manera estaba “en su cabeza” (al menos así sentía ella) y que le interrumpía una y otra vez con algo que ella estaba a punto de decir.

Afortunadamente, la señora Miller tenía un buen sentido del humor, y admitió que le hubiera gustado tener la capacidad de leer la mente a Dustin. Ella dijo que Dustin era un buen chico y que debería de encontrar la manera de hacer frente a su “talento”. Pienso que los pitonisos de verdad, son solo casos aislados, si antes de esto pensaba que mi hijo era único: uno en un millón, tal vez hoy sea uno en mil millones.

Ella también me dijo algo acerca de Dustin que nunca olvidaré. Unos días antes, él había gritado “simulacro de incendio” sólo un segundo antes de que sonara la alarma. La señora Miller dijo que el director de la escuela le había alertado solamente a los maestros de que habría un simulacro de incendio ese día, pero no le había informado de la hora exacta. “Al parecer,” dijo ella, “debí pedirle a Dustin que me dijera la hora. Él me lo habría dicho”.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Déjanos tu voto
El niño que sabía
5 (100%) 3 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

911 221 469 Paga con Visa