El Trauma por Ruth Montenegro

Soy Ruth montenegro y hoy os contaré una historia que viví en primera persona, muy de cerca, lo he llamado: El trauma.

El Trauma: Mi historia

Soy por una parte indígena maya y he tenido experiencias de videncia desde mi nacimiento. Por este motivo, toda mi vida ha estado llena de experiencias muy inusuales. Los sueños son un terreno incomprendido para todos, sin embargo revelan secretos o asuntos importantes que en nuestro papel
del día a día no somos capaces de procesar.

Cuando era niña, muchas de mis experiencias de videncia eran mediante los sueños. Pero también aparecían cuando estaba despierta mediante lo más parecido a un recuerdo. Aunque yo al principio no entendía de qué se trataba, después cerca de los 6 años comencé a tener una percepción más amplia de mi habilidad.

Pero no siempre podía hablar abiertamente de esto, ya que descubrí que las personas siempre piensan en dos cosas: Está mintiendo, o está completamente loca. Y para llevar una vida normal esto es algo que pesa.

El trauma de Diego

En fin, durante la universidad tuve un buen amigo llamado Diego, de esos amigos con los que se puede contar siempre, y que son difíciles de encontrar. Tanto que varios años después seguimos en contacto. Un día, mi amigo Diego estaba de visita en mi casa y se quedó toda la noche.

Me desperté muy temprano a la mañana siguiente, aunque habíamos charlado hasta las 2 de la noche anterior, y en mi camino a la ducha, pasé por la habitación en la que dormía.

Había dejado la puerta abierta, y no pude dejar de notar que estaba temblando tan violentamente en su sueño que toda la cama estaba temblando con él.
En el desayuno, le pregunté a Diego por qué temblaba tanto en su sueño. Él dijo: “No lo sé, pero ha sido un problema muy difícil, porque nunca he tenido una sola noche de descanso en mi vida.”
Después de su partida, tuve una visión, como si fuese un recuerdo: él en una de sus vidas pasadas había sido brutalmente asesinado mientras estaba dormido. Este trauma, todavía encerrado en su subconsciente, le estaba causando un gran terror, que no le permitía dormir profundamente.

Yo sentí que debía compartir esta visión con él

Cuando lo hice, me respondió: “Ruth, eres una mujer desequilibrada”, y se fue con cierta rabia, y tal vez desconcierto. Creí que nunca lo volvería a ver.
Pero para mi sorpresa, cerca de ocho semanas más tarde, volvió a darme las gracias, diciendo: “He dormido pacíficamente desde entonces, cuando me revelaste mi experiencia de vida pasada.”

Ahora estoy segura de que tuvo que vivir en esta vida un proceso para dejar atrás su vida y muerte pasada, gracias a esto se pudo liberar de una pesadilla de toda la vida.

Realmente una vidente buena siempre tiene desde muy pequeña visiones que la hacen ser diferentes.

Autor:Ruth Montenegro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *