Mi experiencia con una vidente indigente

Hoy os contaré mi experiencia con una vidente indigente:” Es algo que me ha marcado y quiero compartir con todos”.

Mi experiencia con una vidente indigente

experiencia vidente indigente

Esta experiencia con una vidente indigente me ha hecho creer en los videntes.

Os cuento: He trabajado en el comercio minorista desde hace más de diecinueve años. Y créanme, en este tiempo he visto todo de las mejores personas en el mundo, a las más repugnantes. He visto a una mujer en su trabajo de parto salir corriendo al hospital. ¡Y vi a un hombre mayor sufrir un grave ataque al corazón, delante de mí!.
Pero quizás el incidente más extraño fue una mujer que estaba mal vestida que entró por la puerta, y lleva una pila de revistas. Las dejó sobre el mostrador, se puso justo enfrente de mí y comenzó a hojear las páginas, algo nerviosa, mirándome y sonriendo varias veces.

Luego, más tranquila, con la voz más dulce que he escuchado, ella me dijo: No estoy loca, sabes. Yo estaba esperando oír una voz un poco apagada, o frágil. No pensé que fuese a sonar como una persona normal o inteligente.
Tomó algunas de las revistas en sus manos, y me dijo que ella recogía “pistas” de escritores que escriben en “código” en revistas y periódicos. En ese momento pensé de inmediato que estaba loca, y se dio cuenta de la mirada en mis ojos y me dijo: “Yo sé algo acerca de ti que te podría ser muy útil”

Relato interesante

Yo dije, ajá sí, claro. Y entonces ella dejó caer algo impactante sobre mí. Ella puso su cara muy cerca de la mía y dijo:  “Tú debes casarse con ella, ya sabes.” Le dije ¿De qué estás hablando?, y ella dijo, “María”.
Bueno, yo estaba aturdido. María era mi novia a quien acababa de conocer hace un mes, y ella me había amenazando con dejarme, si me negaba a casarme con ella. Nuestra relación había llegado a este punto de la noche anterior. Y ¿cómo en el mundo ésta extraña vagabunda lo puede saber?. Después de todo, no le había dicho a nadie en el trabajo sobre María porque trato de separar los negocios de mi vida privada.

“Yo le dije, ¿cómo sabe usted de María?, y ella empezó a hojear una de sus revistas. Mirando hacia arriba, y dijo: “todo está aquí, todo está aquí”. Entonces ella se volvió bruscamente y se marchó”.
Nunca la volví a ver, pero nunca voy a entender cómo lo hizo.

Mi mejor conjetura es que, aunque no tengo ninguna duda de que era una enferma mental, mi corazón estuvo con ella. De alguna manera habría desarrollado capacidades de videncia que le permiten recoger información de los pensamientos de una persona.Donde radica el secreto de las videntes buenas y baratas.

Y entonces se me ocurrió… cuando ella entró en la tienda y se acercó a mi mesa, María era sin duda lo que estaba en mi mente en ese momento.

Creo que ella “oyó” mis pensamientos y por eso en esta gran tienda donde trabajo, ella vino directamente hacia mí.

J. Rocha
Murcia, España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *