Una historia real

Una historia real: parte 1

Comenzaré contando la primera parte de una historia real. Así fué…

“Aquí era una completa extraña hablando de nosotros como si nos hubiera conocido de toda la vida. Estaba mencionando detalles privados, de los que nunca habíamos hablado con nadie que no estuviera dentro de nuestro propio grupo”.

Toco en una banda de blues, pero no lo hago para ganarme la vida. Soy un programador de computadoras de día, y por la noche vivo mis sueños de ser músico con tres amigos que he conocido desde la escuela primaria.

Escribimos canciones durante nuestro tiempo libre y tocamos en lugares pequeños con la esperanza de que algún ejecutivo de discográfica nos escuche. Después de todo, ¿qué es la vida sin tener algo que soñar y esperar?

Hace varios meses, nos detuvimos en un lugar donde a veces tocamos. Llegamos a este lugar para tomar algunas bebidas y escuchar a los novatos que actuaban allí en una noche de micrófono abierto.

Como de costumbre, el “talento” era mediocre, pero entonces una mujer mayor (cuando digo “mayor”, quiero decir que era tal vez tendría cincuenta años) se acercó al escenario con su guitarra y comenzó a tocar. Tenía una cualidad en ella que era fascinante, sobre todo porque habló en vez de cantar.

Parte 2

Al principio habló de sí misma, de una historia real, de su ex, y de sus hijos. Luego miró al otro lado del local a nuestra mesa y comenzó a hablar de nosotros. Al principio nos reímos de todo lo que decía, porque asumimos que sólo estaba improvisando… inventando cosas. Esta misteriosa mujer habló sobre quiénes éramos, nuestras aspiraciones, el tipo de música que tocamos, y lo que hacíamos para vivir. Pero después se fue poniendo muy específica y comenzó a decir algunas cosas con gran precisión. Estaba en lo correcto con cada cosa que decía.

Relatos de Videntes-Una historia real

Aquí era una completa extraña hablando de nosotros como si nos hubiera conocido de toda la vida. Estaba mencionando detalles privados, de los que nunca habíamos hablado con nadie que no estuviera dentro de nuestro propio grupo.

Cosas como lo que pensábamos del representante de nuestra banda, la forma en que casi dejamos ir nuestro baterista, a pesar de que él era un buen amigo (cuando ella mencionó esto, lo dijo con una mirada tan impresionante que nos hizo estremecer).

Y cuando nos dijo que Alberto, nuestro guitarrista principal, dejaba su trabajo para comenzar un negocio, la boca de Alberto se abrió del impacto. Él nunca nos había mencionado esto.

Después, ella se acercó y se sentó con nosotros. Cuestionamos su conocimiento sobre nosotros y todavía pensábamos que era algún tipo de truco. Luego dijo algo que nos impactó aún más: Miró a Gabriel y le dijo que sus padres se iban a divorciar. Gabriel se puso rígido y dijo que sus padres habían estado felizmente casados ​​durante casi treinta años. Ella lo miró y asintió con la cabeza, luego se disculpó.

La frase final fué..

Todos miramos a Gabriel que parecía angustiado. Entonces él le dijo: “puede que tengas razón, mis padres habían comenzado a hablar hacía unas semanas, de vivir por separado”.

Él le preguntó que cómo podía haber sabido. Ella sonrió y le tocó el corazón y dijo “Todo está aquí”.

Nos deseó buena suerte y salió del local. Esta fue la última vez que la vimos.

Para conocer a videntes en linea contacta con Ruth Montenegro en su móvil  633264400.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *